La sierra y el mar se combinan para ofrecer al visitante un espacio lleno de posibilidades relacionados con el ocio y el tiempo libre en contacto con la naturaleza.

Los montes del Barbanza y sus alrededores constituyen un area de alto interés en diversidad de aspectos. Su fauna y flora, la arqueología, la arquitectura popular, sus ríos trucheros, las espectaculares cascadas y vistas panorámicas hacen de este lugar un universo repleto de sorpresas. las rutas a pie o en bicicleta de montaña pueden constituir una buena forma de introducirse en este interesante espacio.

Por su parte, el placido mas arousano ofrece también una variada gama de opciones. Nuestras amplias playas permiten al visitante disfrutar del baño y del sol, mientras que el litoral brinda a los amantes de los deportes náuticos un apacible marco donde practicar vela ligera, windsurfing, esquí acuático, motonáutica, buceo,...  Los aficionados a la pesca (submarina, de caña, "liña",...) también se verán complacidos por la fecundidad y abundancia de especies de la costa boirense.

 

Otra no menos interesante opción para llenar el tiempo de ocio l constituye los viajes cortos para contemplar iglesias, mitad románicas y mitad barrocas, extraordinarias Pazos o cualquier otra joya de patrimonio histórico artístico o natural del Municipio de Boiro.

Uno de estos viajes puede ser el que proponemos a continuación:

Desde la villa de Boiro debemos seguir la carretera C-550 en dirección a Padrón hasta llegar a Cespón. En este lugar un desvió a mano derecha nos conducirá hasta la iglesia de San Vicente, templo que mezcla las formas románicas de sus primeros tiempos con las barrocas de la reedificación del S. XVIII. El interior de esta parroquial guarda interesantes obras de distintas épocas y estilos que bien merece la pena observar.

 

 

Continuando por esta carretera pasaremos por Agüeiros donde su pazo del S. XVI (modificando profundamente por los Condes de Canillas en 1879) y la casa "do Conde" de Canillas en 1879) y la casa "do Conde" sugieren el señorial pasado de este pequeño núcleo.

Poco mas adelante tomaremos el desvió hacia Abanqueiro, población que durante las siglos XVI y XVII surtió los banqueiros de la Corte de los Austrias del famoso "Escabeche real de Ostras". El templo de San Cristovo, las viejas casonas de Quintans y las ultimas casas con soportables de la Aldea vella nos ofrecerán la oportunidad de sumergirnos en las aguas de la historia de esta parroquia.

Dejamos este lugar y por la angosta carretera que pasa por Triñans y Romarís llegaremos al cruce de valiño. Desde aquí nos dirigiremos hacia las extensas y acogedoras playas de A Retorta y Carregueiros por la pista que atraviesa el antiguo núcleo de Fonte do Mouro. El afortunado entorno que encontraremos, dominado por la imponente dorsal del Barbanza y la belleza del litoral arousán, nos dará los ánimos para afrontar la ultima etapa de nuestro itinerario.

Si bordeamos los arenales y atravesamos la población de Cabo de Cruz en dirección a la mar daremos con su dinámica zona portuaria. Busquemos entonces un punto elevado y dispongamos a disfrutar de las privilegiadas vistas sobre la ría  y sus Burgos ribereños que rodean al cabo, excelente final para este recorrido de marcado carácter costero, donde se entremezclan la historia, el arte y el paisaje boirense.

 

Como contrapunto a estas actividades, las animadas tascas, bares y restaurantes son el lugar ideal para disfrutar de nuestros vinos y de una gastronomía, que, como  no podía ser de otra manera, tiene en el marisco, y sobre todo en las almejas, berberechos, navajas y mejillones las mejores credenciales de la costa boirense.

La caída de la noche no cierra las opciones de ocio. Las animadas calles de las villas de Boiro así nos los confirman.